LA COPA MENSTRUAL

Hoy vengo con una entrada bastante pedida y uno de los inventos que más ayuda pueden ofrecer al planeta y a todas aquellas personas que mes a mes pasamos por la odisea de la menstruación y todos sus accesorios. Sí, hablo de la copa menstrual y os quiero contar las ventajas e inconvenientes de la misma y mi experiencia con ella después de llevar usándola dos años y medio.

¿Qué es la copa menstrual?

Copa menstrual MeLuna SOFT, terminacion ANILLO

 

La copa menstrual es ese aparatito que sale justo aquí encima, en la foto. De hecho, la de la foto es la mía. Como su propio nombre indica es una copa, hecha de silicona o TPE que se introduce en nuestra vagina durante la menstruación al igual que un tampón.

¿Cómo se usa la copa?

 

Resultado de imagen de poner la copa menstrual

(imagen de: ensuelofirme.com)

 

Como menciono más arriba, la copa se debe de  introducir en nuestra vagina al igual que el tampón con la diferencia de que esta no lleva un aplicador,  ni tampoco tiene un cordel para tirar de ella cuando vayamos a retirarla por lo que tendremos que servirnos únicamente de nuestros dedos. Se introduce como veis en la imagen: se dobla la copa (hay tres modos para doblarla) y la empujas con los dedos. Para sacarla es tan simple como introducir los dedos (con dos suele bastar), pinzarla y tirar de ella. Hay algunas copas que al llegar a ella tienes que pinzarla con los dedos por debajo para eliminar el efecto vacío y luego tirar de ella. En mi caso, solo la tengo que enganchar por la arandela, tirar de ella un poco y notar que se rompe ese efecto vacío y tirar más hasta sacarla. Es muy fácil. Para mí es más complicado ponerla que quitarla porque soy bastante torpe y muchas veces no acaba de abrirse por completo dentro y tengo que moverla o sacarla y volver a meterla. Es todo adaptarse a ella del mismo modo que te tuviste que adaptar a usar tampones en el caso de usarlos.

 

Ventajas

 

  • Es el método más saludable porque no provoca alergias, no lleva químicos, no seca las pareces vaginales ni deja restos como puede pasar con los tampones.
  • Tienen una vida de entre 5 y 15 años (la mía tiene dos y medio y está como el primer día). Comprando una, nos olvidamos de tener que comprar más en unos cuantos años.
  • La inversión se amortiza en pocos meses porque si tenemos en cuenta que las copas rondan los 20€ pero que es el único gasto que vamos a tener durante años en comparación al gasto mensual en tampones, compresas, etc, nos sale muy muy rentable.
  • Es el método más ecológico al ahorrar una cantidad ingente de residuos al planeta cada mes.
  • Es el método más minimalista porque solo necesitamos la copa. No es necesario cargar con un paquete o varios de compresas o una caja de tampones por la vida.
  • Es segura y solo requiere que se esterilices antes de usarla y al acabar tu menstruación sumergiéndola durante 5 minutos en agua hirviendo.
  • La puedes poner y quitar todas las veces que quieras.
  • La puedes poner cuando creas que te va a venir la regla aunque todavía no te haya venido sin problemas.
  • Puedes llevarla puestas hasta 12 horas dependiendo de tu flujo menstrual.
  • Evitas los malos olores que pueden producir otros métodos y los riesgos para la salud que llevan asociados algunos como es el caso de los tampones.
  • No se mueve ni se nota. Es como no llevar nada y de hecho es casi como no tener la regla.
  • Se puede usar también durante la noche.
  • Se puede usar para hacer cualquier actividad incluyendo deporte.
  • Dejas de contribuir todos los meses a engrosar las arcas del Estado pagando el impuesto de lujo que tienen estos productos como si tener la regla fuese un lujo (y oye, si se destinase a un bueno uso, no tendría tanto problema, pero como el Estado se lo pasa bien financiando campañas machistas y negando año sí y año también medidas y protección digna para las mujeres que son víctimas de la violencia de género, pues que nuestras reglas dejen de darles dinero mes si y mes también).
  • Dejas de financiar a marcas de compresas y tampones con anuncios absurdos y machistas (y sí, hay marcas que contribuyen con una donación a la investigación del cáncer de mama, pero puedes hacer tú por tu cuenta esa donación).
  • Pasas a tener una relación totalmente natural con tu menstruación al verla retenida en la copa y no absorbida por ningún otro producto y puedes observar su aspecto, color, olor, etc.
  • Te ayuda a estar en contacto con tu regla y a pringarte muchas veces las manos con ella pasando a verlo como algo natural.
  • La primera vez te asombras de la cantidad de flujo que es realmente porque los tampones y las compresas son muy dramáticos y para nada es la matanza que parece que es con ellos.
  • Te ayuda a perderle el miedo a tu cuerpo. Vas a tener que meter los deditos quieras o no y lo hayas hecho antes o no así que te ayuda a reconciliarte con tu cuerpo y a explorarte. Y no pasa nada, se llega a ella sin problemas y si un día por lo que sea, se ha ido un poco para Cuenca, es tan simple como levantaros, dar un paseo, y se recolocará otra vez en su sitio.

Inconvenientes

  • Tener que cambiarla en un baño público. Creo que es el único inconveniente que se le puede encontrar y la solución es lavarlo en el lavamanos del baño y normalizar con ello el uso de la copa y la menstruación o llevar una botella de agua contigo y aclararla en el propio servicio.

 

Mi experiencia

 

Cualquier duda que tengáis sobre la misma podéis encontrarla en internet porque ya hay un montón de información y de vídeos sobre ella porque cada vez la usan más personas.

Centrándome en mi experiencia, como os decía, empecé a usarla hace dos años y medio cuando todavía no era muy famosa. ¿El motivo? Ese verano me iba 15 días a un balneario e iba a pasarme las mañanas en el spa y las tardes en la piscina y sí, me tocaba la regla en ese tiempo. Nunca me han gustado los tampones, de hecho, a lo largo de mi vida los he usado tan poco que solo he gastado una caja de ellos. No me sentía cómoda ni segura con ellos y cada vez que llegaba a mis oídos algún caso de problemas  o complicaciones que alguna persona había sufrido por el uso de tampones les cogía más grima. Busqué alternativas y encontré la copa y me decidí a probarla.

 

He leído muchas experiencias positivas y alguna negativa sobre ella. En mi caso, es positiva. Tras un periodo de adaptación a ella (acostumbrarme a ponerla y quitarla) es el método que he usado todo este tiempo (salvo por la noche que todavía no me atrevo con ella. Tonterías mías que espero remediar). Las ventajas que he notado además de las que cito más arriba son las siguientes:

  • Se me ha acortado la duración de la regla. Cuando lo noté, busqué información sobre ello y pude ver que a más personas les había pasado. La explicación que encontré es el efecto vació que produce la copa al ponerla y que hace que el flujo baje más rápido. He pasado de tener una regla de 7 días a 3 o 4 (solo con esto entenderéis mi amor hacia ella).
  • Si la uso por el día, por la noche prácticamente no tengo nada de flujo. Es como una pausa en la regla. Imagino que es por el mismo efecto vació que menciono arriba.
  • Es como no tener la regla. Al ponerla y olvidarte de ella durante horas (los dos primeros días me tengo que cambiar una vez y los otros dos la pongo al levantarme y me olvido de ella hasta por la noche. De hecho, alguna vez me ha pasado de irme a dormir y de repente acordarme de que tenía la copa y no la había quitado. Para que veáis lo que la notáis y lo pendientes que tenéis que estar de ella) es lo más cercano que podemos estar no de tener la regla teniéndola.

Con respecto al inconveniente que menciono más arriba no puedo decir mucho porque al estudiar en casa pocas veces me pilla fuera (además que le ha cogido afición a venir de fin de semana). De las veces que me ha coincidido con uno de los días que he tenido que estar en la biblioteca estudiando han sido por lo general días con poco flujo por lo que me aguantaba hasta llegar a casa y las dos únicas veces que me ha tocado cambiarme he usado el método de la botella de agua y una toallita y todo bien. Es un poco engorroso pero sinceramente, teniendo en cuenta todas las ventajas, para mí vencen sin duda a este inconveniente.

 

Yo la recomiendo. Son 20 euros que rentabilizas pronto. Si te adaptas a ella y te encuentras  bien con ella, será una revolución para tu menstruación y si no es el caso, al menos la habrás probado y descartado con conocimiento de causa.

 

¿Dónde comprarla?

Solo he usado la mía y yo de momento estoy contenta por lo que la recomiendo, pero hay un montón de marcas que podéis comprar por internet o en la farmacia. Aseguraos bien de cual es vuestra talla. Hay test por internet y en caso de duda, coged la más grande. La diferencia de tamaño es absurda y de verdad, no tengáis miedo que todas entran perfectamente y salen también perfectamente.

Mi copa es esta y el otro modelo de agarre que recomiendo porque me parecen los más sencillos y cómodos es este.

Aunque no vayáis a comprar la copa en esa web os recomiendo echarle un vistazo porque tiene un montón de información en general y tiene muy bien explicado el tema de las tallas. Y que nadie se asuste, por favor, puede parecer muy complicado a primera vista pero es muy muy sencillo y merece mucho la pena. También podéis ir a una farmacia y que os asesoren.

 

Si tenéis alguna duda preguntadme con toda la confianza del mundo en comentarios o por cualquiera de mis dos redes sociales.

 

Espero que os haya sido útil la entrada y si alguna persona ya tiene experiencia usándola, los comentarios están abiertos para que añadáis cosas y ayudarnos o para contar vuestra experiencia.

Etiquetado ,

4 pensamientos en “LA COPA MENSTRUAL

  1. ¡Hola Sandra!
    Como siempre, muy buen post. Hace tiempo que conozco la copa menstrual pero aun no me animo a probarla, me da cosita. Pero hace unas semanas me lo estoy planteando seriamente, muy probable que en un tiempo le dé la oportunidad.
    Un beso grande 😀

    1. Hola Jazmín!
      Pues anímate que no es tan complicado como parece, de verdad.
      Un beso 😘

  2. ¡Hola!
    Hacía un tiempo que quería cambiarme a la copa y nunca me ponía con ello. Este verano al fin lo hice, ¡y ha sido una de las mejores decisiones de mi vida! He disfrutado de todas las ventajas que mencionas, incluso lo de acortar la regla, pero como simplemente he pasado de reglas de 4 días a reglas de 3 no me había dado cuenta de que podría ser por la copa.
    La verdad es que ni siquiera he sufrido (todavía) el inconveniente que mencionas, porque la mayoría de las veces con cambiármela por la mañana antes de salir de casa y otra vez poco antes de acostarme me ha sido suficiente.
    Espero que todo el mundo se acabe pasando a la copa porque es lo que mejor que pueden hacer, por elles mismes y por el propio mundo.

    1. ¡Hola Sara!
      Me alegra mucho leer que tu experiencia ha sido tan positiva y coincido en todo contigo. Yo también sentí ese miedo al principio y tarde meses en dar el paso pero te mejora taantoo la vida en esos días. Jajaja yo al ser tan brusco el cambio y pasar de 7 a 4 me asusté un poco al principio pero al leer otras experiencias así ya me tranquilicé.
      Yo también espero que la gente se anime a probarla porque es de los mejores inventos.
      Un beso 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: