ARMARIO CÁPSULA

Uno de los proyectos que más me gustó cuando descubrí el minimalismo (aunque no hace falta ser minimalista para hacerlo) fue la creación de mi “armario cápsula”. Mi relación con la ropa era similar a la que tienen la mayoría de las personas: nunca tenía suficiente, todos los años compraba un montón, al abrir el armario me pasaba varios minutos pensando en qué ponerme porque resultaba que a pesar de tener el armario lleno de ropa (llegué a tener más de 40 camisetas y 40 pares de zapatos. Hoy lo pienso y me parece una auténtica locura) nunca tenía que ponerme.

Estoy segura de que muchos es la primera vez que escucháis estas palabras por lo que vamos a poner un poco de contexto y explicar muy resumidamente qué es un armario cápsula:

En primer lugar vamos a hablar de números y vamos a relacionar nuestro armario con la ley del 80/20, es decir, el principio de Pareto. Este principio en su origen Pareto lo utilizó para explicar la distribución de la riqueza y como el 80% de las propiedades estaba en manos del 20% de la población mientras que el otro 20% de las propiedades, estaba en manos del 80% restante de la población. Esta regla, aplicada a nuestro armario vendría a dar a entender que el 80% de la ropa que tenemos la usamos un 20% del tiempo, mientras que el 20% de la ropa que tenemos es la que usamos un 80% del tiempo. No tiene porqué ser exacto, los porcentajes pueden bailar un poco pero es posible que si tienes un armario como el que tenía yo, esto se cumpla.

Esto es debido en mi opinión a dos cosas fundamentalmente: en primer lugar, solo el 20% de la ropa que tenemos es ropa que nos enamora y nos queda perfectamente y es ropa que siempre tendemos a ponernos porque es ropa con la que nos sentimos cómodos y bien; y por otro lado, porque solemos tener nuestros armarios tan llenos de prendas que no sabemos lo que tenemos y además se hace difícil ver a simple vista todas las prendas que hay en el mismo por lo que al final, las prendas que están más a la vista son las que ponemos más asiduamente y las que seguiremos usando de modo más frecuente.

Si nos encontramos en esta situación y queremos cambiarla, el armario cápsula es una muy buena idea.

¿Qué es un armario cápsula?

Un armario cápsula es un armario, como su propio nombre indica, compuesto únicamente por unas 33 prendas y que se usa durante tres meses (normalmente coincidiendo con cada estación).

Es decir, según este esquema nuestro armario pasaría a tener 4 ciclos distintos y a quedar de este modo:

  1. Del 21 de diciembre al 21 de marzo: 33 prendas.
  2. Del 21 de marzo al 21 de junio: 33 prendas.
  3. Del 21 de junio al 21 de septiembre: 33 prendas.
  4. Del 21 de septiembre al 21 de diciembre: 33 prendas.

Esto son fechas orientativas y totalmente flexibles ya que puedes crear tu propio armario cápsula en la fecha que quieras.

¿Cuáles son sus beneficios?

No tendría sentido crear algo si no esperamos obtener algo con ello. En el caso del armario cápsula tiene múltiples beneficios. Puedes querer conseguirlos todos o solo alguno, pero con que logres únicamente uno, su creación yo creo que ya te habrá merecido la pena:

  • Simplificar tu vida.
  • Reducir el tamaño de tu armario y poder tenerlo todo mejor ordenado y a la vista.
  • Tener un armario funcional y perfectamente combinable entre sí.
  • Tener solo prendas que te quedas bien y con las que te sientas cómoda.
  • Vestirte cada día con ropa que amas y que llevarías puesta todos los días.
  • Ahorrar energía y tiempo en el momento de decidir cada día que te poner.
  • Dejar de decir al abrir el armario la famosa frase de “no tengo nada que ponerme”
  • Saber perfectamente que prendas tienes y evitar comprar otras similares o que no combinan con tu armario.
  • Encontrar tu estilo y saber lo que te queda bien.
  • Reducir el consumo de ropa y ayudar al medio ambiente.
  • Tener pocas prendas pero de mayor calidad y que duren más.

Reglas

El proyecto originalmente se llamaba 333 jugando con el hecho de que usan 33 prendas durante 3 meses. Las reglas para crear nuestro armario cápsula son las siguientes:

  • Usa únicamente unas 33 prendas.
  • Usarlas durante 3 meses.
  • No comprar nuevas prendas durante esos 33 meses a no ser que sea para reponer algo roto.
  • Prendas incluídas en las 33: ropa, calzado, ropa de abrigo, accesorios (bolsos, guantes, bufandas, gafas, relojes, etc) y joyas (collares, pulseras, anillos, etc.).
  • Prendas que no están incluidas en esas 33: ropa interior, ropa de estar por casa (solo cuando la función de esas prendas sea únicamente usarla por casa, si las usamos tanto en casa como fuera, se cuentan dentro de las 33), ropa de deporte (al igual que en el caso anterior, ropa que usemos solamente para hacer deporte y nada más).

El mejor consejo, después de llevar años con el armario cápsula es que seas flexible. Al final los números son eso, números. En este caso su única finalidad es obligarnos a ser sinceros con nosotros mismos y a priorizar de modo que nuestro armario se quede prácticamente con solo el 20% de las prendas que tenemos que son las que usamos un 80% de nuestro tiempo pero este proyecto está hecho para ayudarnos a vivir mejor, con más tiempo, energía y a simplificar nuestra vida por lo que si reducirlo a 33 prendas te supone molestias, angustia o vivir estresado, amplía el número de prendas o desiste de la idea de formar un armario cápsula.

Te aconsejo que lo intentes aunque lo veas muy complicado porque a mí al principio me parecía también imposible. 33 prendas era menos que el número de camisetas que tenía, sin contar el resto de prendas, así que me parecía una locura pero fue sacar la ropa, hacerle una serie de exámenes de los que hablaré en futuras entradas y os puedo asegurar que a día de hoy vivo con menos prendas de las 33 por estación y no tardo ni dos segundos en elegir lo que me pongo, llevo siempre ropa que me encanta y que me pondría todos los días de mi vida, no tengo la necesidad de comprar ropa salvo que la que tengo necesite una jubilación y abrir las puertas de mi armario y ver lo que hay dentro me produce paz por lo ordenado y espacioso que está y no el estrés que me causaba antes con todo desordenado, en montones, tirado, etc.

Os propongo un juego para que vayáis entrenando y creando claridad:

  1. Id a vuestro armario y sacad todas las perchas que haya en él con la ropa.
  2. Una vez que estén todas fuera, id metiéndolas de una en una con la punta de la percha mirando hacia el interior, es decir, que para sacar la percha tengamos que empujar hacia nosotros y no hacia el armario y luego hacia nosotros.
  3. Cuando uséis una prenda y la devolváis al armario, cambiad la percha y poned la punta de la misma mirando hacia vosotros.
  4. Haced esto durante una semana, quince días, un mes, el tiempo que queráis. Yo os aconsejo un mes porque es tiempo suficiente como para poner toda la ropa de nuestro armario que se corresponda con esa temporada. Al final del mes mirad las perchas que siguen con la punta mirando hacía el interior del mismo. Esas son las prendas que forman parte de ese probable 80% que usáis un 20% del año o que ni siquiera usáis. Os puedo asegurar que es muy posible que sean muchas más de las que imagináis.

Y ahora contadme, ¿ya conocíais el armario cápsula? ¿os vais a animar a probarlo?

5 pensamientos en “ARMARIO CÁPSULA

  1. Yo vi lo del armario cápsula en un vídeo de youtube hace un montón, y la verdad es que su vídeo iba más hacia el estilismo, cómo encontrar nuestro estilo para el armario cápsula, etc., y como la chica era diseñadora pues hizo bocetos de las prendas en photoshop y todo. así que no sé si es que no lo dijo o es que no le presté demasiada atención, pero no recordaba casi nada de lo que has contado tú. ni que eran 33 prendas, ni que es un armario cápsula por estación más o menos…
    me ha gustado mucho la idea, aunque no sé si a mí me serviría demasiado, porque ya tengo muy poca ropa. en mi caso, la idea sería quitar de mi armario algunos vaqueros y algunos zapatos que no me pongo y, sobre todo, llenarlo con más prendas para llegar a unas 30, porque no creo que llegue ahora mismo, la verdad. me pongo siempre lo mismo y no me gusta, quiero ampliar mi estilo y verme mejor, porque ya me he aburrido de cómo me visto ahora mismo xd
    ya te contaré, probablemente lo haga cuando acabe el curso porque ahora me parece inviable con el lío que tengo en la uni, y tampoco me corre una prisa excesiva.
    me alegro de verte de vuelta por aquí, por cierto.
    pd: las letras salen en mayúscula por defecto y siento que te estoy gritando 🙁

    1. Hola Lidia!
      Sí, esta ha sido una breve entrada introductoria pero se puede escribir mucho sobre el armario cápsula y sobre varios aspectos relacionados con él. De todos modos, no implica que cada tres meses uses 33 prendas distintas, mis armarios de invierno, otoño y primavera son prácticamente idénticos, de hecho, yo en total en mi armario tengo poco más de 50 prendas, pero es un buen primer paso para las personas que tienen mucha ropa acumulada como era mi caso.
      Iré compartiendo cosas y una sorpresa que tengo preparada que igual te ayuda con el tema de que necesitas más ropa porque la que tienes ya no te gusta.
      Muchas gracias por comentar!
      Un beso =)

  2. Excelente publicación.
    Yo no he llegado a las 33 prendas, mi teoría es que el armario más sustentable que puedo tener es el que tengo ahora mismo, así que voy usando lo que tengo, cuando algo se daña lo saco y sigo con lo que queda. sí hice una limpieza y organización de mi armario hace como un año y me deshice de piezas dañadas o piezas que odiaba porque eran incómodas (¿qué tendría en la cabeza cuando compré ropa incómoda?) Me dejé lo demás y con eso voy y la verdad me va genial.
    Algún día llegaré al 33, posiblemente en unos años porque todavía tengo mucha ropa en buenas condiciones.
    por cierto, yo hice el experimento de poner todas mis perchas en la misma dirección (se me hizo medio complicado porque tenía más de una cosa por percha al inicio) pero es muy interesante. Eso que crees que te pones de vez en cuando… la verdad es que han pasado meses desde que lo usaste por última vez.
    Espero seguirte leyendo 🙂
    Un abrazo desde costa rica

    1. ¡madre mía! Cuando escribí en la cajita todo se veía en mayúscula y ya publicado veo que la mitad de las mayúsculas faltan. Me disculpo. jeje

    2. Todos alguna vez hemos comprado ropa incómoda o que no nos valía porque era muy barata y ya nos quedaría bien en algún momento de la vida jajaja Me parece muy adecuado el método que sigues con tu armario!
      Un beso =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: