MITOS SOBRE SER VEGETARIANO

Soy vegetariana al 100% desde finales de septiembre del año pasado y al 95% desde hace más de un año y os quiero contar los mitos en los que yo he caído y las grandes meteduras de pata que he cometido al pasarme a este tipo de alimentación y otras que han impedido que me pasara antes.

1.VAS A TENER DÉFICIT DE PROTEÍNAS.

Este es mi favorito. A los vegetarianos lo primero que nos dice cualquier persona es que vamos a tener déficits de todo, menos de aire y agua, del resto, todo déficits. De hecho, creo que la palabra que más escuchas a lo largo de tu vida es la palabra “déficit” y luego ya le añades lo que quieras. Mi favorito es el déficit en proteínas, ¿por qué? Porque no os quiero ni mencionar la cantidad de fuentes vegetales de proteínas que hay y la cantidad que tienen. Os voy a poner un ejemplo. Yo desayuno lo siguiente: 3 o 4 frutas, un puñado de almendras, un yogur con semillas de sésamo. Pues bien. Solo con el yogur, las almendras y las semillas, ya consumo casi 20 gramos de proteína de los 52 (se recomienda un mínimo de 0,83 gramos por kilo que pesemos a adultos y en caso de vegetarianos o veganos, 1,1 gramos por kilo) que yo necesito diarios. Es cierto que muchas de las proteínas vegetales no son completas y que intervienen otras variables para aprovecharlas bien que no voy a explicar porque no soy nutricionista pero os dejo abajo bibliografía (y existen las fuentes vegetales completas de proteínas como es el caso de la soja o los garbanzos).

Y además, vamos al dato clave: no hay ningún estudio que demuestre una mayor predisposición de la población vegetariana a tener déficit en comparación con la omnívora.

2. SI NO COMES CARNE O PESCADO, ¿QUÉ COMES?

AIRE.

Voy a ser muy sincera. Esta pregunta solo demuestra la ignorancia del que la realiza, pero una ignorancia muy muy grande. Primero, porque quiero pensar que no sabe lo que es la carne y el pescado y lo que no lo es y segundo, porque si por desgracia lo sabe, miedo me da su dieta. Teniendo en cuenta que cualquier dieta saludable tendría que tener una base de un 80% vegetal, miedo me da como será la alimentación de una persona para que me pregunte que que puede comer una persona que no come el 20% restante. En esta ignorancia caí yo hace años con los veganos cuando me parecía una dieta insostenible y en la que tus fuentes de alimentos se reducían muy drásticamente (súper drásticamente Sandra). Hay mundo más allá de la carne. Y de hecho, es un mundo muy sabroso y colorido.

3. VITAMINA B12

Este es el cofre del tesoro para vegetarianos y veganos en cuanto a mitos. Suplementar, no suplementar, es eso natural, tu dieta es un fraude, etc.

Yo metí la pata bien metida porque creía que solo tenían que suplementar los veganos y como me pasé un año que la única carne y pescado que comía era una vez por semana jamon york en un sandwich y otro día o dos, bonito en una ensalada, fue maravilloso el déficit que me provoqué. Déficit que se tradujo en un cansancio diario y en ausencia de energías. Cuando me puse a leer a nutricionistas serios y vi las recomendaciones que daban, me puse las pilas, me compré mi B12 (me costó unos 18 euros y me dura todo el año. Osea, no es nada caro) y las energías empezaron a fluir por mi cuerpo. Por favor, suplementar. Abajo os dejo un artículo que lo explican todo muy bien.

4. LAS LECHUGAS TAMBIÉN SUFREN.

Sí, y por eso deberías ser vegetariano. Si tanto te preocupan los vegetales y su sufrimiento hazte vegetariano. ¿Por qué? Porque te sale enormemente más rentable alimentarte tú de ellos, que tener que alimentar a todos los animales que te vas a comer a lo largo de un año. En serio, si te preocupa la subsistencia de las plantas, sus derechos, su sufrimiento y sus sentimientos, hazte vegetariano para reducir muy drásticamente el consumo mundial de los mismos al reducir muy drásticamente en número de animales dedicados a la ganadería porque se reduciría muy drásticamente el número de animales que nos comemos. Así que amigo, tu nuevo lema debe ser: come plantas para salvarlas del holocausto.

5. YO ES QUE NO HE VENIDO A SUFRIR

Yo no sufro. Soy enormemente feliz. Es más, soy más feliz ahora que cuando comía carne y pescado por una razón de coherencia. Y seré aún más feliz cuando me vuelva 100% vegana. Yo no me sacrifico por los animales, no es ningún sacrifico, de verdad. No llevo meses sufriendo. De hecho, he sanado mi relación con la comida, como mucho más variado, alimentos más nutrititivos y sé lo que como porque si algo me ha aportado el volverme vegetariana es informarme mucho mucho mucho sobre nutrición. Si comparamos la alimentación que seguía hace dos años con la que sigo ahora podremos ver que son como la noche y el día, y no solo por el tema vegetariano sino porque he quitado casi toda la mierda que había en mi dieta. Eso se traduce en una energía alucinante (sobrevivo sin café perfectamente y llego al final del día sin necesitarlo en ningún momento), más salud y más conocimiento.

* Proteínas: Dime que comes (autora de Vegetarianos con ciencia, libro que recomiendo mucho) y Aitor Sánchez

*B12: Dime que comes

Si estáis interesados en el tema y tenéis alguna duda podéis preguntarme lo que queráis e intentaré responderlo o daros fuentes para que encontréis la respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: