VIDA SLOW: 5 COSAS QUE NOS ACERCAN A ELLA

Después de caer en la trampa de la idea que nos venden de la super persona que logra hacer mil cosas al día, tener su vida en orden, una vida social óptima, hacer deporte, ser perfecto, aprovechar los huecos libres para hacer más cosas y además no se está quedando calva del estrés; me he pasado a la idea de la persona relajada, que hace unas pocas de cosas en su día y los huecos libres los utiliza para relajarse. El número de “obligaciones” en mi vida se han reducido a cinco actualmente (y que espero reducir más). He dejado muchas cosas porque simplemente me aportaban ya más cosas negativas que positivas o que no las disfrutaba porque las hacía estresada. Ahora en vez de sentirme orgullosa de exprimir cada minuto al máximo, me siento orgullosa de tener minutos para pararme, respirar y tomarme la vida con toda la calma que pueda. Me queda mucho por mejorar pero por si os ayuda u os sirve de inspiración, os voy a decir las cinco cosas que a mí me relaja hacer e intento dedicar mi tiempo libre a ellas:

 

1. CAMINAR.

No os voy a engañar. Ahora en invierno son pocos los días que lo hago, más que cuando voy a Oviedo a estudiar o el día libre porque a mí el frío me consume la vida. Literal. Si que es cierto que si hace un día de sol y la temperatura sube, aprovecho para dar mi paseo de media hora y es algo que relaja mucho. Te ayuda a desconectar con tu música o tus pensamientos, te ayuda a tomar aire fresco y a moverte. Tengo la suerte de vivir en Asturias y dentro de esa suerte tengo aún más suerte por vivir en un pueblo y tener la naturaleza a mis pies, lo cual también ayuda a relajarse. Buscad una zona verde y simplemente respirad. Además, igual sois afortunados y hacéis algún amigo por el camino. Yo he conocido un perrito muy majo que siempre está en el mismo prado del camino a mi hora del paseo y sale a saludarme.

 

2. INFUSIÓN MÁS LIBRETA DE REFLEXIONES.

Estos meses me ha dado por la vida reflexiva. Intento guardar al menos media hora al día para tomarme una infusión calentita mientras saco mi libreta, escojo uno de los temas que tengo apuntados en una lista y me pongo a reflexionar sobre él. No busco llegar a ninguna verdad universal ni a descubrir la clave de la vida, simplemente intento escuchar mis pensamientos y ver que me cuentan. He llegado a la conclusión de que muchas veces llenamos nuestra vida con compromisos, obligaciones y actividades porque tenemos miedo a quedarnos solos con nuestros pensamientos pero aunque no nos guste muchas veces lo que nuestra mente rumia, lo mejor que podemos hacer el escucharlos y analizarlos para entendernos mejor a nosotros mismos.

 

3. DAR VACACIONES AL MÓVIL.

Hay personas que le dan vacaciones a su móvil durante todo el fin de semana, yo todavía no lo he logrado. Lo que si he logrado es guardarlo en modo avión el día que tengo libre e intentar no mirar para él ni una sola vez. Además, llevo practicando varios fines de semana la desconexión de redes sociales y ¡qué paz! A veces logro mirarlo menos, otras no lo logro tanto, pero los días que desconecto completamante de él acabo el día sintiendo una paz mental impresionante. Primero, porque he vivido cada momento del día, cada momento presente sin estar mirando o atendiendo a alguna persona que me habla. Y segundo, porque he logrado liberar todo el espacio mental que ocupa el móvil. Parece que no, que si no lo miras ya estás desconectada de él, pero en el fondo, tu mente tiene una parte alerta por si escucha el pitido de una notificación o ve una luz parpadeante en él. Metedlo en el fondo de un cajón todo un día y vais a alucinar de la paz que sentiréis al final del día. Probadlo, porque un día con el móvil desconectado es como un spa.

 

Mi próximo reto va a ser desconectar del whatsapp al menos un día a la semana.

4. SPA.

No sé como estarán los spas de vuestra zona pero una vez más tengo suerte, porque por semana, por las mañanas, puedo ir a uno que hay al lado de Oviedo (Las Caldas) por 14 euros (si, solamente 14 euros) durante 2 horas y media y es vida. Me he propuesto ir al menos una vez cada tres meses aunque intentaré que sean más pero es una maravilla. Primero porque estás durante dos horas en agua calentita y eso relaja mucho. Además estás sin el móvil, todo a tu alrededor está tranquilo, tienes chorros de agua que relajan todavía más o sauna y una de las ventajas que tiene ir por semana además del precio es que hay muy poca gente por lo que te relajas mucho más. Es la mejor inversión en salud y paz mental que podéis hacer, de verdad.

 

5. MEDITAR.

No se necesita ser monje budista, tener inciesto, un cuenco tibetano ni estar cuatro horas seguidas. Con estar 10 minutos diarios, las mejora empiezan a notarse. Logicamente, cuanto más tiempo estés, más mejoras notarás pero tampoco es plan agobiarse porque no tenemos una hora al día para meditar. Saca diez minutos de donde sean (puedes quitarselo a las redes sociales), busca una meditación guiada en youtube o descargate una aplicación (ayuda bastante al principio) y simplemente respira, relájate y calma tu mente. No va a salir bien a la primera, ni a la segunda ni probablemente a la décima vez. Hay días que nuestra cabeza está más en calma que otros que es un auténtico caos, no pasa nada, inténtalo y si logras centrarte en tu respiración y dejar ir tus pensamientos durante dos minutos, sientate orgulloso por esos dos minutos.

 

¿Y vosotros, qué cosas hacéis para bajar nuestras revoluciones?

2 Replies to “VIDA SLOW: 5 COSAS QUE NOS ACERCAN A ELLA”

  1. ¡Hola!
    Voy a probar a hacer todas, especialmente lo del móvil, que seguro que ayuda mogollón. Caminar intento hacerlo siempre, pero estoy como tú, cuando hace frío no apetece nada de nada. Y meditar, lo hago alguna que otra vez, así que voy a intentar hacerlo más a menudo.
    Y hablando de ese spa, ¿me puedes pasar su página web? Porque yo también vivo en Asturias pero no conozco de ningún spa tan barato.

    Muchas gracias por tu entrada, saludos.

    1. ¡Hola Sara!
      Pues ya me contarás qué tal, seguro que te ayudan a desconectar. Lo del móvil parece una tontería pero ayuda un montón. Yo lo empecé a notar el día que descansaba y gustaba el móvil en el fondo del bolso y no lo miraba y luego sentida una paz, impresionante.
      El Spa es el de las Caldas. De fin de semana y en temporada alta tiene un precio de 25 euros pero por semana en temporada baja cuesta 14 por la mañana y 18 por la tarde y tienes 2 horas y media para estar, vamos, una ganga. Además de que justo por semana es cuando menos gente hay y más se disfruta 😊 te dejo el enlace:
      https://www.lascaldasvillatermal.com/es-ES/instalaciones/aquaxana/horarios-y-tarifas.aspx

      Gracias a ti por comentar, un beso.

Deja un comentario