DETOX MENTAL: SIMPLIFICA TU MENTE

Es posible que el lugar más saturado de nuestras vidas, en el que tenemos más cosas inútiles, que nos estorban, que nos quitan energía y que nos molestan; el lugar que más paz y energía nos quita y que más estrés nos genera no sea nuestra habitación o nuestra casa sino nuestra mente. Es el lugar que menos cuidamos porque no se ve. No recibe visitas por lo que no nos interesa mucho tenerlo limpio y ordenado. Apenas pasamos tiempo en él porque llenamos nuestros días de cosas “que tenemos que” hacer con el miedo de tener media hora libre, sin tareas, obligaciones o responsabilidades y quedarnos a solas con nuestra mente y descubrir todo lo que tenemos ahí. Pero, por suerte o por desgracia, por mucho que intentemos ignorarla o no prestarle atención, nuestra mente vive con nosotros, las 24 horas del día y es un ser incansable. Probad a dejar la mente en blanco y veréis lo difícil que es lograr que se calle aunque sea un solo minuto. Tenemos un aparato dentro de nosotros hablándonos las 24 horas del día y como no le prestamos atención y no lo limpiamos, la mayor parte de las cosas que nos trasmite son tóxicas. El mayor reflejo de que tenemos una mente desordenada y saturada es tener una vida desordenada y saturada que se suele reflejar en tener unas casas llenas de cosas y unas agendas llenas de obligaciones, pero aún no teniendo ese caos fuera, aún habiendo logrado reducir nuestras posesiones y obligaciones, muchas veces seguimos teniendo la mente hecha un auténtico desastre. Y por todo esto es bueno de vez en cuando hacer un detox mental. Del mismo modo que hacemos detox para purificar nuestro cuerpo, deberíamos darle la misma o puede que más importancia a nuestra mente. ¿Pero que podemos hacer para desintoxicarla? Hay muchos ejercicios que podemos practicar pero hoy voy a mencionar los 5 que más útiles me han resultado.

1. Preocúpate solo de lo que esté dentro de tu zona de control.

Más de la mitad de nuestros pensamientos son preocupaciones. Y de esos, la mayor parte de los mismos son inútiles. No son inútiles porque sea absurdo preocuparse, no. Preocuparse es normal, lo que es absurdo es preocuparse por aquello que no podemos controlar. Preocuparse por si mañana va a nevar, por si el avión va a salir con retraso y vamos a perder el otro vuelo, preocuparnos por si cogemos alguna enfermedad, por si tenemos un accidente yendo en coche, preocuparnos porque un familiar o un amigo no hace aquello que creemos que debe hacer porque es lo mejor para él, etc, es absurdo. Es absurdo porque no depende de nosotros y nos preocupemos más o menos, va a suceder, o no, con independencia de nueatros pensamientos por lo que no tiene sentido ponernos en lo peor y estar angustiados por algo que aún no existe. Todas las cosas que dependan exclusivamente de terceras personas, déjalas ir, no puedes hacer nada; todas las cosas que no dependan de tu voluntad, lo mismo. Vacía la mente de todas las preocupaciones relacionadas con hipótesis que son solamente eso, hipótesis, y déjalas ir tranquilamente. Probablemente ya haya bastantes preocupaciones dentro de nuestra área de control y sobre las que podemos actuar como para preocuparnos de aquellas sobre las que no podemos hacer nada.

2. Adiós personas tóxicas.

Estar con una persona tóxica te acaba envenenando. Los pensamientos se acaban pegando y si te relacionas con personas tóxicas, que se quejan todo el día y solo señalan las cosas negativas de la vida, al final, acabarán absorbiendo tu energía negativa y te contagiarán ese estado de negatividad constante.

Déjalas ir. No merecen la pena y no merecen que gastes tus energías en ellas.

3. Fuera noticias.

Si solo estás dispuesto a implementar uno de estos 5 puntos en tu vida, que sea este. Va a ser con el que más beneficios vas a notar. Si dudas sobre si las noticias te aportan o no algo haz lo siguiente: pon el telediario, o coge el periódico que sueles leer habitualmente; coge una libreta o un papel y un boli y de todas las noticias que leas; apunta las que a ti te afecten directamente, es decir, las que causen algún impacto en tu vida y de las que lo hagan, rodea solo aquellas sobre las que puedes actuar y hacer algo. Después de hacer ese ejercicio valora si de verdad te merece la pena seguir consumiendo tanta información negativa (porque el 99% de las noticias son sobre lo mal que va el mundo) a diario, si enterarte de los asesinatos que tienen lugar en tu país o en el mundo te aporta algo, si estar al día de las desgracias de personas famosas o conocidas es algo de verdad interesante, si las decisiones políticas que se toman en otros países o en otras zonas de tu país distintas a la que tu vives te afecta en algo, etc, en comparación con las noticias que has apuntado y señalado en el papel que de verdad te importan y afectan. Si es así, sigue haciéndolo. Si no es así te recomiendo que pases a informarte solo de los temas que te interesen a través de blogs, libros, etc. La paz mental que logras con esta única medida no tiene precio.

Yo decidí hacerlo hace años porque no me compensaba consumir 100 noticias negativas a cambio de una noticia que me interesaba y afectaba y desde entonces vivo más feliz.

Y si queréis reflexionar más os recomiendo este podcast de Jaír Amores.

4. Vacía tu mente.

Coge nuevamente una libreta, un papel o simplemente abre una página en Word. Coge una taza de té o café o tu bebida favorita y reserva entre media hora y una hora para dedicarla exclusivamente a tu mente. ¿Ya está todo listo? Bien. Lo que vamos a hacer a continuación es vaciar nuestra mente escribiendo en esa hoja todas las cosas que tenemos pendientes: cambiar la bombilla, reparar el grifo, aprender inglés, coser el botón el abrigo, llamar al seguro, darse de baja en Amazon premium, pedir cita en la peluquería, mudarte, pagar el dinero que le debes a un amigo, ir a comprar pan, etc. En definitiva, apunta todas aquellas cosas que tengas pendientes tanto en el corto como en el medio y largo plazo. TODAS. Y si se pasa la hora, lo dejas, y a lo largo del día se te van ocurriendo más, vete añadiéndolas. Tienen que salir mínimo unas 50 cosas y lo más probable es que estemos en unas cien o algo por encima. Si estás muy por encima alégrate de haber hecho este ejercicio y salvar a tu mente de un colapso inminente. Si no llegamos a esas cifras es que no estamos siendo sinceros con nosotros mismos. Ahora vamos a dividir esas cosas que hemos apuntado en dos grupos:

  1. Cosas sobre las que vamos a tomar acción: cosas sobre las que vamos a actuar, resolver o planificar. Ejemplo: ir a comprar una nueva bombilla y reparala o hacer una lista con las pequeñas actividades que nos ayudarán a aprender inglés y agendarlas para ir haciéndolas poco a poco.
  2. Cosas sobre las que no vamos a actuar. Todas las cosas que no puedas agendar, mételas en esta lista y olvidate de ellas. No tiene sentido que ocupen tiempo y energía si no tienes pensado hacerlas en el corto plazo y si no tienes pensado hacerlas en el corto plazo tampoco las vas a hacer en el largo. Si no encuentras un momento para mudarte, olvidate de la mudanza, es que el lugar en el que vives no te incomoda tanto como para tomar acción sobre él y cambiarlo y por lo tanto no tiene sentido que te prometas a ti mismo todos los días que mañana te mudas porque solo te roba tiempo, energía y hace que te defraudes a ti mismo día tras día. Si no tienes pensado pagarle la deuda a ese amigo pues olvídala también. Probablemente perderás un amigo pero al menos no perderás tiempo y energía pensando en ello.

¿A qué la vida puede ser simple cuando nos ponemos sinceros?

Yo hice este ejercicio hace un mes y fue muy revelador.

5. Medita.

Cinco minutos, diez, los que puedas, pero meditar es una de las mejores herramientas para calmar nuestra mente y empezar a tener el control sobre ella. Al principio cuesta bastante por lo que cinco minutos son de sobra, pero inténtalo durante varios días y podrás notar los resultados. Yo al principio recomiendo las meditaciones guidas porque podemos sentirnos un poco perdidos. Una buena aplicación para ello es: Headspace, aunque está en inglés pero tenéis meditaciones guiadas en Youtube también. De verdad, merece la pena probarlo y solo nos cuesta 10 minutos al día.

¿Y vosotros, seguís alguna técnica para vaciar o relajar la mente?

2 pensamientos en “DETOX MENTAL: SIMPLIFICA TU MENTE

  1. Ha caído en mis manos un libro “shirin-yoku” que trata precisamente sobre meditación, desestresarse etc. Ayudándote de la naturaleza… ya te contaré qué tal ¡y si he sido capaz de relajarme! 😂😂😂

    1. Lo vi por instagram que subiste alguna foto (o twitter 🤔). Pues ya me contarás qué tal porque me parece muy interesante el tema.
      Y espero que logres relajarte jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: