DIGITAL DETOX: MI EXPERIENCIA Y BENEFICIOS

Le he construido un altar a la Sandra del pasado que tuvo la brillante idea de comprobar cuánto tiempo gastaba con su móvil y en qué narices lo gastaba. Me he centrado solo en el móvil porque los únicos dos artilugios digitales que tengo en mi vida son el Kindle, que lo uso unicamente para leer y el portatil que lo uso para mis quehaceres, ver series (cosa que también he limitado porque no quiero pasarme la vida viendo series) o leer blogs sobre minimalismo y demás, es decir, no lo uso para perder el tiempo. Sin embargo el móvil sí, el móvil es mi agujero negro digital, es el aparato que me absorbe minutos y horas en tonterías que no me aportan nada. ¿Cómo decidí hacer el detox digital para ver que experimentaba? Con dos sencillos pasos:

1. Averiguar cuanto tiempo usaba el móvil y en qué lo usaba.

Este fue un golpe de realidad tremendo. Instalé una aplicación (Quility time) que te mide un montón de cosas: el tiempo que usas el móvil, en qué aplicaciones lo usas, en qué horas, cuantas veces desbloqueas el móvil, etc. A mí me interesaba sobre todo ver cuántas horas al día le dedicaba, qué días le dedicaba más y que momentos y que aplicaciones eran las culpables.

Una de las cosas que más me han gustado de la aplicación es que puedes personalizarla y excluir aplicaciones del recuento. Por ejemplo yo excluí el reloj porque lo uso como cronómetro para medirme los temas de la oposición cuando los digo; excluí también Skype porque lo uso sólo para las clases de inglés y también excluí Trello porque es la app que uso para organizarme y Nubico porque la uso para leer libros.

Una vez descartadas esas aplicaciones, la realidad fue demoledora. En la primera semana pude comprobar como todos los días usaba mínimo 4 horas el móvil y en algunos casos llegaba a usarlo 5. Y lo peor no era eso, lo peor fue comprobar que de esas horas, 1 se iba en Instagram y 2 en Twitter (esto fue como si me apuñalasen sin piedad). 2 horas diarias usando Twitter. Cuando lo vi y me planteé todo lo que podía hacer con esas dos horas casi se me cae el alma a los pies. Sobre todo porque Twitter últimamente me aporta más bien nada y de esa nada la mayoría de las cosas suelen ser negativas. Fui consciente de que llevaba 1 mes postergando el ponerme a hacer ejercicio o mirar inglés por mi cuenta al margen de las clases con la excusa de que no tenía tiempo y gastaba 3 horas al día en redes sociales.

La primera semana, usé el móvil un total de 27 horas. Un día entero de esa semana lo había pasado pegada al móvil. La hostia de realidad fue brutal.

Las decisiones que tomé para solucionar esto fue:

  • Quitar las aplicaciones absurdas del móvil.
  • Silenciar todas, absolutamente todas las notificaciones. Si se acaba el mundo y alguien tiene la urgencia de despedirse de mí por Whatsapp lo siento, probablemente no me entere pero a la larga gano mucho más con Whatsapp silenciado que sin él. De hecho, he llegado a plantearme seriamente quitar la aplicación una temporada o al menos los fines de semana (hay gente que se aburre mucho).
  • Silenciar el móvil. La mayoría de las llamadas que recibo son llamadas tontas que me hacen perder el tiempo. Mucha gente me dice que si alguien necesita llamarme para algo urgente y no me entero, qué pasaría. Y la respuesta es muy simple, puede que sea muy egoísta pero es muy simple: la otra persona deberá hacer que eso que es tan urgente deje de serlo. Y 9,9 de cada 10 urgencias son “”””””urgencias””””””” (con 1 kilómetro de comillas para que quede claro que de urgencia tienen más bien poco. De verdad, me costó mucho comprender que a día de hoy llamamos “urgencia” a cualquier cosa y es simplemente un “no me da la gana esperar 1 minuto por ello” y por eso estamos hiper conectados y al tanto de todas las señales para salir pitando en cuanto algo pite o brille. Me niego a seguir las ordenes de un apartado por muy “smart” que sea y acudir a su llamada cada vez que emita algún sonido.
  • Detox de redes sociales de 48 horas (sábado y domingo) todos los fines de semana.

2. Detox de Redes Sociales.

Es algo que he anunciado por las redes (Twitter e Instagram) todos los viernes menos uno desde que empezó el año y me ha servido mucho para reflexionar sobre mi uso de las redes sociales, sobre lo que me aportan, lo que me restan, si merece la pena tenerlas, etc.

Me ha servido para ahorrar un montón de tiempo que puedo invertir en otras cosas como salir a pasear. Estamos enganchados a ellas y muchas veces no somos conscientes. De hecho, la paradoja que se ha dado ha sido que estás dos últimas semanas, entre semana casi no miraba para ellas porque no me acordaba de ellas. Había roto ya el habito de mirarlas cada poco tiempo y en cuanto tenía un hueco libre. Ahora solo entro en ellas cuando yo quiero, sin esa sensación de dependencia o mono hacia ellas y es bastante liberador. Creo que voy a extender el detox hasta el viernes y probablemente en el caso de twitter, lo elimine del móvil y lo miré solo dos veces por semana desde el ordenador para compartir cosas interesantes o leer a gente interesante.

Beneficios

¿Y cuánto tiempo he logrado ganar? Pues esta semana concretamente solo he usado el móvil entre 1 hora y 2 y en su mayoría ha sido para hablar por whatsapp con personas con las que me agrada hablar. Esto ha hecho que esta semana solo haya usado el móvil 13 horas. He reducido su uso a la mitad en solo un mes. ¿No está mal, no?

¿Que he hecho con el tiempo ganado?

Pues asombrosamente los beneficios han sido enormes por lo que he dejado de hacer y también por lo que he empezado a hacer. Me he alejado mucho de las redes sociales y la toxicidad de las mismas. El detox que hago los fines de semana ha hecho que por la semana ni siquiera me acuerde de elles y casi no las mire. He sacado tiempo para ponerme con el inglés. Ahora puedo estudiar 1 hora, 4 días a la semana la lengua de Shakespeare y como recompensa, los domingos me permito estudiar italiano que es algo que siempre he querido aprender. Por otro lado, he sacado tiempo para hacer ejercicio (tres días por semana) y para cuidarme más. En general me siento mucho mejor. Sin tanta negatividad a mi alrededor y con la sensación de estar dedicando el tiempo a cosas que siempre he querido hacer como es el tema de los idiomas. Y cuando vuelva el buen tiempo podré perderme por la naturaleza a respirar aire puro.

¿El siguiente objetivo?

Usar el móvil menos de 1 hora al día y no conectarlo a internet en todo el fin de semana. Si quiero hablar con alguien, le llamo y así es todo mucho más real e inmediato. Y reducir las horas de uso del ordenador porque aunque lo use para cosas útiles, paso demasiado tiempo delante de las pantallas y demasiado poco delante de la naturaleza.

El propósito es usar nosotros a la tecnología y no que sea ella la que nos use a nosotros.

¿Y vosotros, lo habéis hecho alguna vez? ¿Os animáis?

3 pensamientos en “DIGITAL DETOX: MI EXPERIENCIA Y BENEFICIOS

  1. ¡Hola!
    Me voy a instalar ya mismo esa aplicación que recomiendas porque me parece muy útil. Miedo me da ver cuántas horas dedico al día al móvil. Espero poder ir reduciendo el tiempo que dedico a las tecnologías yo también.
    ¡Saludos!

    1. Hola Sara!
      Ya me contarás si al final era más o menos de lo que pensabas.
      Es muy útil para hacernos conscientes de cuanto tiempo lo usamos y en qué.
      Un beso y ánimo =)

  2. Gracias por el articulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: